TOMO IV - Poema 11: LA COPA Y SU RETRATO

Mientras guardo
El tono de voz que la enloquece
Ella busca la mirada
Que altera sus nervios.

Se como tocarla
Y no me atrevo,
Se como besarla
Pero me abstengo.

Conozco la mirada tímida
Con la que pretende desafiarme.

Ella cree que no me atrevo
Por ser cobarde.

En las palmas de mis manos
Podría hacerla desmoronarse.

Hacer que pierda el sentido
Gemidos y reposo tras gemidos.

Y no lo hago
A pesar de que he querido
Consumir hasta sus suspiros.

Porque tan solo vivo
Algunos pasajes
Entre los capítulos de su vida
Y quedo sin motivos.
 
--Jaime L. Taveras©

No hay comentarios:

Publicar un comentario