“Mi penitencia es eterna, por haber liberado de mi amor aquellos sueños, ahora le pertenezco a una soledad que como mascota, al susurrar mi nombre por las noches me acaricia con el viento.” 
--Jaime L. Taveras

No hay comentarios:

Publicar un comentario