“Quizás pueda domar las ilusiones, con el diario de mis tentaciones.” --Jaime L. Taveras



6 comentarios:

  1. Pero al hablar de domar... uno cae deliberadamente en la tentación.
    Pero ¿Quién soy yo para determinarlo?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. A diferencia de otros, algunos somos corazones, mentes, almas… más de lo que creemos ser.

    Gracias por dejar tu huella Celina.
    Un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti, he amado lo que acá he encontrado...

    Saludos norteños.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me complace saberlo, he retomado la escritura, dicen que no hay mejor cura, he inclusive es calificado como una de las terapias más efectivas. Espero que cuando vuelvas a escribir me invites a leer tus escritos. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  5. A veces las tentaciones son el principio de las ilusiones, ¿para qué domarlas entonces? mejor dejar que la fluidez nos conduzca por senderos mágicos.

    ResponderEliminar
  6. Si, creo que dependiendo de las emociones.
    Gracias por dejar tu huella Carla.
    Un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar