"Su insolencia contaminó mi mente, cautivando todo el dolor que provocó en mi, así sus garras aplastaron mi corazón." 
--Jaime L. Taveras





No hay comentarios:

Publicar un comentario