“Fui pretendiente de su alma filántropa, pero me despreció por ser ermitaño.” --Jaime L. Taveras



No hay comentarios:

Publicar un comentario