Antes que gozar de aquella miserable sabiduría, es preferible vivir soñando la ridícula fortuna de un amor. --Jaime L. Taveras

No hay comentarios:

Publicar un comentario