Es una pena que piensen en los ordinarios desengaños de sus fracasos, cuando opinan... o cuando tienen algún criterio del amor. --Jaime L. Taveras

No hay comentarios:

Publicar un comentario