Poema: ENDORFINA

En este mundo
En el que declamar con el corazón
Es motivo de burla.


No imaginas
Cuanto envidio
La inocencia de estos ilusos,
Ese paladar
Para el que el vino es azufre.
 

No imaginas,
Cuanto quisiera
Darte los motivos que quisiste.

Si te dijera,
Que cuando despierto
En la cumbre helada de tu ego,
Me siento provocado a tomar
Estas decisiones,
Que en el fondo no tomaría.

Que no acepto,
Este egoísmo
Que nos hace actuar como tales,
Aun tras descubrirlo en ti.

¿Sería esto una respuesta?

Decirte,
Que a sabiendas de dónde has dejado
La empatía de tus actos,
Quiero hacer la diferencia
Y no pretender saberlo todo.

Que quisiera esconder,
Qué no ha pasado un día
En el que no te piense,
En el que no te sienta en mi pecho,
En el que no te ame.

Que quisiera
Esconder esta necesidad,
Esta absurda ilusión
De marcarte
Con la joya más valiosa del mundo,
  Esa que represente nuestro amor.

Que quisiera dejar de sufrir
Las heridas de aquellas palabras.

Pero no imaginas cuanto duele
Aceptar que otro te agrade,
Que otro te pretenda,
Y que debo complacer
El que esperes de mí, otro adiós.

--Jaime L. Taveras

No hay comentarios:

Publicar un comentario